La Fotografía no es un oficio

Uno de los problemas con los que no encontramos hoy en día es la desjerarquización de la profesión fotográfica y en eso tiene mucho que ver la semántica.

Muchos hablan de la Fotografía como una profesión , mientras que otros se refieren a ella como un oficio cuando se les aclara que es una profesión dicen... "bueno es lo mismo" y ahí es donde tenemos un "GRAN" problema.

Como para empezar a poner orden, empecemos con las definiciones:

OFICIO*: (del latín «officium»)​ es la ocupación habitual, trabajo, profesión, cargo o función laboral.Tiene su origen de uso en la clasificación social de los llamados en la antigüedad oficios viles y mecánicos. También, en su vertiente de ocupación gremial puede relacionarse como sinónimo de sindicato de oficio o de oficios varios. En la sociedad contemporánea occidental queda regulada su formación por las escuelas y academias de artes y oficios (como las denominadas oficialmente Escuelas Taller y Casas de Oficios, Escuela de Artes y Oficios. Fuente: (Primera acepción del término oficio en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española).

PROFESIÓN*: (del latín «professio-ōnis») designa el oficio, empleo u ocupación que se ejerce a cambio de una retribución. Igualmente, define el conjunto de profesionales que la ejercen. La actividad profesional requiere conocimiento especializado, formación profesional (capacitación educativa de diferente nivel -básica, media y superior), "control sobre el contenido del trabajo" y organización propia mediante colegios profesionales, sindicatos o gremios), además de normas éticas (deontología profesional) y un cierto espíritu de servicio a la comunidad (altruismo).

(*) Fuente: (Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española.↑ Clasificación Internacional Uniforme de Ocupaciones (CIUO) de la OIT).

En los oficios se necesita de un conocimiento netamente práctico, el cual puede obtenerse mediante la observación y la práctica del determinado oficio. Hay un mínimo conocimiento necesario pero éste tiene relación con cierta metodología y el comportamiento de los materiales. 

A simple vista, pensamos que es lo mismo pero no lo es. La diferencia radica en que la profesión, a diferencia del oficio, necesita de una "educación superior", "normas éticas" y "espíritu de servicio a la comunidad" (altruismo). (Cleaves, P. S. (1985). Las profesiones y el Estado)

¿Por qué esta diferenciación y qué necesidad de tener esos atributos para ejercer una profesión? ¿Por qué no se le requiere lo mismo al oficio? ¿Dónde está la diferencia?

Una de las primeras diferencias que vemos es la necesidad de contar con una educación superior y eso ¿Por qué es necesario?  En términos generales, se ha definido la profesión como una ocupación que monopoliza una serie de actividades privadas sobre la base de un gran acervo de conocimiento "abstracto", que permite a quien lo desempeña una considerable libertad de acción y que tiene importantes consecuencias sociales. Esto quiere decir que en la toma de decisiones para llevar adelante un proyecto no sólo es necesario el saber hacer (como en los oficios) sino además el "saber".

En el "saber" es donde entran en juego una serie de conocimientos que en primera instancia parecería que no tienen que ver con la actividad propiamente dicha pero que necesitamos y son fundamentales a la hora de la toma de decisiones ya que nos va a dar control sobre el contenido y la forma que le daremos al trabajo que vamos a realizar.

En nuestra actividad (la Fotografía) no "sólo" debemos saber operar un equipo (técnica fotográfica), y conocer un procedimiento (por ej, cómo son las fotos de bodas, de publicidad, etc), es necesario desarrollar un criterio en cuanto a la estética y la comunicación.

Ese criterio lo aplicamos a cada una de las situaciones que enfrentemos, que generalmente son diferentes entre sí (no todas las parejas de novios son iguales en su personalidad y presencia, no todos lo productos se ofrecen de la misma manera).

Para desarrollar ese criterio, además del conocimiento técnico (el cual es fundamental) necesitamos saber acerca de Comunicación y de Estética. 

El estudiar Morfología, Semiología, Comunicación, Psicología, Historia del Arte (y podríamos sumar aquí innumerables ciencias humanísticas) nos da una base fundamental para tomar decisiones a la hora de crear. Decisiones acerca de objetivo, encuadre, punto de vista, ángulo de toma, fondo, colores, accesorios, poses, iluminación, edición, se van contestando por sí mismas en la medida que tenemos claro qué debemos y queremos lograr.

De esta manera podemos tener la tranquilidad de cumplir cabalmente con la responsabilidad que hemos asumido hacia el cliente, asumiendo los requerimientos éticos que impone el profesionalismo.

Algunos autores como Brunner y Flisfich (1989), consideran que las profesiones son imprescindibles, tanto porque poseen un saber técnico, como por los valores éticos y altruistas que representan (Pacheco, 1994) y porque en su inserción en la sociedad son fundamentales como un estrato representativo de cultura,  conocimiento y buenas costumbres.

Es decir, el Fotógrafo Profesional debe tomar conciencia de la importancia social que tiene el trabajo que está haciendo. Una actitud "liviana" e irresponsable de su parte, puede, por ejemplo, arruinar el recuerdo de momentos irrepetibles o dilapidar importantes esfuerzos económicos.

Al considerar la fotografía como un "oficio" algunos creen que tan sólo se trata de conocer unos cuantas reglas técnicas e ir repitiéndolas con algunas variantes para ser “creativos”. “Veo lo que otros hacen y con práctica ya soy fotógrafo, no es tan difícil”, eso es lo que dicen.

Cuando todo se supedita al conocimiento de algunas reglas técnicas y a la práctica no hay "sustancia " de donde sacar creatividad, originalidad, no hay recursos expresivos, no sabemos interpretar una situación y traducirla en una imagen.

Por eso para algunos arquitectos o diseñadores (estos últimos con estudios terciarios) no es tan complejo introducirse en el mundo de la fotografía con éxito, ellos sólo deben conocer un conjunto de reglas mecánicas porque ese otro conocimiento ya lo traen incorporado de sus estudios universitarios.

La Fotografía es una profesión, donde el conjunto de "saberes" nos permite interpretar, diseñar y concretar la imagen fotográfica que permita plasmar la necesidad del cliente.

Mientras no aceptemos que la Fotografía es una profesión y no un oficio, mientras no nos preparemos intelectualmente, mientras sólo pensemos que lo que hacemos es manejar una cámara y listo, la Fotografía Profesional seguirá siendo bastardeada por cualquiera que piense que al manejar un cámara y hacer algo medio "raro" ya se convierte en fotógrafo y puede agregarle a su nombre un "PH".

Hasta la vista amigos.


110 vistas

© 2019 Todos los derechos reservados por Gustavo Pomar Fotografía.

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon